Dead Tenants - LP II

El primer envite en formato acetato de Dead Tenants, aka "LP II", lleva la firma corporativa de Buzzhowl Records (en cassette via Already Dead Records), y viendo lo que hasta ahora ha deparado el sello inglés, se presume y se confirma que el trío de Queens se pone a la altura de METZ desde los primeros compases de 'Outrun', con una de cal y otra de arena, mimetizados en el bajo y la guitarra, o viceversa para el que así lo quiera, mostrándose en contraposición para que el ritmo vaya urdiendo en un rock conceptual que tira del ostracismo abstracto de los 90's al micrófono, acentuando una progresión que mata las limitaciones de la timidez y se asienta en la experimentación Beekeepersiana de 'Rubbed Out', la cual está puesta al servicio de una multitud que pide una locura aún mayor, recreándose esta con el mismo punteo de guitarra que es capaz de recorrer toda la escala musical en pro de provocar unos niveles de alteración todavía más electrizantes, consiguiendo su hito con 'Not Walking', la cual comparte sus mismos principios básicos, lo que genera un bucle introspectivo que se cela de su anterior compañera de viaje, y lo resalta con unas altas frecuencias de esas que hacen pupa en los oídos.

SLIFT - La Planète Inexplorée

SLIFT vuelven a poner todo patas arriba en su álbum debut, "La Planète Inexplorée", via Six Tonnes De Chair Records y Hownlin' Banana Records, el cual supone una continuación a su EP debut, "Space Is The Key", donde daban rienda suelta a una psicodelia, que 'Heavy Road' se encarga de poner en su sitio, al elevarla a la misma altura vocal que el sinvergüenza de Jeroen (Iguana Death Cult), entrando aquí también la actitud de los Ex-Cult a la hora de fuzzializar su sonido, cuya carga eléctrica, genera una crudeza e onda expansiva que se traduce en Ty Segall, The Muggers y Oh Sees, aunque esta muestra sale a flote tras cocerse a fuego lento, y es que la consigna madre de Jean, Rèmi y Canek, es la de meterse en un entramado sonoro del que hasta ellos mismos deben controlarse para que el bucle no sea infinito, de ahí que 'Something In The Mist' no esconda esa parte jazzística tan de inicio de King Gizzard & The Jesus Lizard, eso sí, dejando espacio para que la experimentación vocal se anteponga al atropello instrumental, donde post- y math-rock distorsionan la carrera encaminada de unos Spring King que finalmente se hacen a un lado cuando las cuerdas, aquí y en 'Doppler Ganger', se ponen gallitas, aunque en esta última también por causas vocales que atañen a Beekeepers, así como una dureza añeja que se personifica en nombre de The Glücks, con un paraje orgánico a sus espaldas que sube al cielo para descender mientras transmite su rabia al subconsciente.

Don't Try - Jesus Was A F***ing Junkie

El dúo más prolífico de Inglaterra, Don't Try, vuelve a la palestra con un cassingle bajo el brazo, el cual será publicado en exclusiva para el Cassette Store Day, que se celebra el 13 de Octubre, lanzamiento que culmina con su tercera corona particular, ya que en solo dos meses, se han presentado en sociedad gracias al Volumen 1 aka primer recopilatorio de Buzzhowl Records, días después presentaban a través del mismo sello su EP debut, "Elvis Is Dead", y ahora "Jesus Was a F***ing Junkie" termina de reventar la banca, desde un título con el que pretenden generar animadversión, la cual llevan consigo desde sus principios, desprendiendo una mezcla concisa de garage, post-punk y noise, la cual se repite aquí nuevamente, donde su velocidad de vértigo discográfica, encuentra aquí una pausa que no afecta para nada en su objetivo final, el de relamerse con la sangre vertida tras la finalización del mismo, ya sea en sus manos o en nuestro oídos, mimetizándose como un enjmabre de abejas que obran en nombre de METZ, y así instalarse bien adentro del cerebro y hacer lo que mejor saben, triturarlo junto a una modestia vocal que aquí se muestra en conjunto como el todo de una fuerza universal.

No Crafts - Heartburn

A principios del año pasado No Crafts debutaron en corto con el EP "No Arts No Crafts", y ahora lo hacen en largo con "Heartburn", en formato 10" a través de Ciudad Oasis, donde 'Heavy' saca a rabiar la BSO (en versión delicada) de Kill Bill, cambiando Celia el sonido de las katanas por el de sus platillos, lo que desencadena una avalancha por el rock de unos 50's, que maman también de los bailes made in Pulp Fiction, calentón que no reniega ni de 'Hopes Are Overseas' ni del surf que destilan los Beach Boys a las cuerdas, añadiendo una reverberación con la que no le pierden la cara a sus orígenes, eso que les hacen volver al combo vocal formado por Celia y Carlos, mientras el sinte a cargo de Ángel planea por el espacio exterior a la vez que los pies se mueven más que en un clase de fitness, necesitando del descanso de las olas Mac DeMarcianas de 'Grave', para que cada uno encuentre su sitio en el paraíso terrenal sesentero psicodélico con el que Carlos lo rompe gracias a esa voz doblegada y overloada a partes iguales, a la que Celia le da la puntilla con una capa de su propia realidad, rompiéndose por momentos su burbuja temporal debido a la fiesta en segundo plano que colapsa su propio cableado, llevándolo hasta el extremo de provocarla una muerte réquiem.

Putzy

Putzy han puesto su nombre en el candelero con 'Ads!', primer single de lo que el próximo 30 de Noviembre será su álbum debut, "Curses", y en donde seguro no faltará esa mezcla de post-rock y oscuridad árida eterna del post-punk primerizo, al que les sigue un rastro de coldwave, que guiado por los riffs guitarreros y bajeros de RY y CB respectivamente, acometen un baile synthético teñido de sacrilegio por su estilismo, lo que se torna en un viaje experimental basado en la espacialidad ochentera al que las teclas llegan por si mismas, aunque no dudan en invitar a sus acompañantes al escenario para provocar que el vendaval shoegaze de My Bloody Valentine casi se muestre en su máxima expresión, solo falto de ruido para darle la vida que les gustaría a los irlandeses, con lo que el dúo peruano opta por dejar un regusto auditivo amargo, por aquello de tener que esperar todavía dos meses para recrudecer esa parte del oído que demanda la escucha del disco en su totalidad.

NOUGHTS

Australia nunca va a dejar de hacer girar la rueda musical underground, causa a la que contribuye el trío venido de Melbourne, NOUGHTS, el cual, y a través de un post-punk ruidoso por excelencia, empezó a poner en pie al graderío a principios de año con 'Seated Arrangement', cuya oscuridad setentera deja de caminar cabizbaja cuando el suculento garage entra en acción, recibiendo así una inyección de moral que reorganiza el enclave gutural de los vocales, los cuales destilan una acidez corrosiva que hacen de la crudeza su plato fuerte, arrestando la instrumentación cualquier salida de tono aquí y en 'Lights Out', haciendo bueno ese agurio detectivesco que se inmiscuye en varios frentes noiseros que solo llaman a su puerta en vez de derribarla, consiguiendo así meterse en un bucle de efectos estroboscópicos que se animan hasta llenar de stoner el vacío separatista entre las cuerdas y las baquetas, dando cabida a una superproducción en lo-fi que nadie quiere que se acabe a pesar de estar ya todo perdido.

Bottomfeeders - Blockade 7"

Bottomfeeders, la banda de Lousiana, hace escala en Francia para presentar su primer 7", "Blockade", de la mano de Six Tonnes De Chair Records, repartiendo el minutaje entre hordas de rock que maman del garage, el punk y la psicodelia, haciendo los honores el tema que da nombre al álbum con una maestría a medias entre los 50's y los 70's, sin olvidar la serpiente cascabeleante de los 60's, entramado que se desliza a través de las cuerdas guitarrescas de Chris Lyons y de Luke Junk, las bajeras de Alex Zilinski y las baquetas de Lucas Bogner, luciendo los vocales de Chris un mal endémico adictivo, cuya toxicidad aumenta gracias a esa reverberación que golpea las neuronas imposibilitando oír más allá que su voz, debilitándose su efecto al posicionarse Oh Sees en la instrumentación, aunque su razón se impone al delirio de los californianos antes de apagar las luces y volver a encenderlas de nuevo para dar la bienvenida a 'Myth', azote fuzzero y lírico, que lleva lo extrasensorial del título a su propia nación, enésima agitación en contra de lo que allí se está cociendo ahora mismo, mantenida con un ritmo que invita a ser bailado de un lado a otro, con el brío suficiente para poder dejar los movimientos a un lado y unirse a las consignas vocales.

The Phlegms - Smile

The Phlegms, formado por Avery Lee al micrófono, Ethan Nash a la guitarra, Peter Grant McKitrick al bajo y Grant Williams a la batería, muestran "Smile", su debut en formato cassette, presentando sus credenciales en esto del punk, jugando en 'Cups Of Tea' con la demencia del rock garageado y los vocales rudos de Avery, la cual añade un tono intimista y que pone las cosas en su sitio, sumándose una rabia que va caldeando el asunto hasta penetrar en lo más profundo de su ser y estallar con un hardcore que bate todos los records en 'I Will Find You', al tiempo que se alía con un stoner que mete el miedo en el cuerpo a todo aquel que trate de esconderse, encaramándose el sonido a las paredes para derribarlas y dejarse de barreras que puedan mediar entre unos y otros, y con ese control, la calma del que es sabedor de que tiene el poder, Slaves se cuelan para restregar su sonido por 'Crazy' como si de perros en celo se tratasen, dando los de Arkansas su toque a través de un lo-fi electrificado que tira los trastos a la cabeza a una lírica que se llena de furia cuando su pasado amoros ve la luz.

Kommissars - Somenthing Pale / II

El post-punk de Kommissars vuelve a brillar gracias a sus dos lanzamientos de 2018, los singles condensado en "Something Pale" y su segundo EP, "II", tras su debut homónimo en 2017, volviendo por los mismo derroteros de sus comienzos, es decir, asustando con la oscuridad del estilo que reventó la escena a finales de los 70's y principios de los 80's, aunque 'Anomie', se ha quitado las telarañas del purismo que rodea al estilo y lo confronta con el noise de VICTIME y de METZ, provocando estragos en una 'Television' que directamente se agencia la maestría de Charlie Steen (shame) para los vocales, jugando con un garage que le abre la puerta solamente al ruido más clandestino, viéndose el resto vetados hasta que la experimentación de 'Bodies' les da ese halo de esperanza a través de la discordia generada por las cuerdas, las cuales parecen haberse con el control también de 'Expat', aunque aquí no es negociable por la vuelta a sus orígenes, agitando aquí el punk a punta de pistola sobre la cabeza de todos sus miembros, las cuales siguen con dicho movimiento hasta que en 'Empathy' asoma la patita de eso que ellos han denominado deathrock, y que plantea un infierno que entre los vivos es muy celebrado.

Cruelster - Riot Boys

Cruelster acaba de editar su álbum debut, "Riot Boys", cuyo título está acorde con la sonoridad a lo largo y ancho de los 14 cortes que conforman la obra publicada por Lumpy Records, donde los actores venidos de Cleveland, se presentan con peudónimos, teniendo a Yesyes al micrófono, Piss a la guitarra, Runt al bajo y Kid Gone Away a la batería, presentando su punk endiablado con una introducción que corre como la pólvora a cargo de 'Crisis In A Local Goverment Part III', hermanada con 'Cox Triv And Rover', captando los vocales del Joseph Talbot (IDLES) más loco, moviéndose la instrumetnación por un garage a lo Oh Sees que quiere noise, encontrándose de frente la experimentación barriobajera de 'Deleted Leader', girando la cabeza 'The Pipeline Could Work' con una rudeza que juega con la ironía infantil en su tono, proclamándose ganador de esa guerra en la que está inmersa la lírica, algo increíble para 'Dum Fuk', que sufre las pesadillas de un lo-fi que cuenta con el apoyo coral de los suyos, los cuales también se animan en 'Uneven Unit' con un beatbox que está entre rap y electricidad estática.