Mandy, Indiana - ... EP

La industrialidad es un bien preciado que Mandy, Indiana pule en su EP debut "...", via Fire Talk Records, presentándolo de forma grandilocuente 'Bottle Episode', donde el francés de la vocalista Valentine Caulfield se asocia con el terror estilístico instrumental antes de procurar que el techno ponga su ataque en jaque, desatando la locura cuando Scott Fair (guitarra) y Liam Stewart (percusión) obran su magia en pos de la garra caractirística de Girl Band, saltándose cualquier alarma que pueda apagar este incendio mientras se retuercen con contínuas reverberaciones, consiguiendo así que el empuje de 'Nike Of Samothrace' desvirtúe su sello hacia un rock que no recula ni ante el generador de señal ni el apocalipsis de ruido blanco que se produce tras de sí, aguantando el envite al micrófono por mucho que los gritos del Joker les acompañen como demencia de un sonido que esta puesto para adulterar la realidad en pos de 'Alien 3', engendro paranormal de la noche que secuencia sus bpms con los del señor Daniel Avery, quien se encarga de su transformación hacia el Berghain más oscuro, alfombra roja para el remix del segundo de los temas aquí tratados, metronomizado de forma clásica como respuesta al momento revival que representa.

Horsegirl

El shoegaze está de enhorabuena con la incorporación de Horsegirl al roster de Matador Records, debutando para él con el single 'Billy', cara A de lo que en marzo del año que viene será el debut en 7" de la banda, siendo su cara B, 'History Lesson Pt. 2', cover de la banda Minutemen, aunque sonando como lo hacen Penelope Lowenstein (voz y guitarra), Nora Cheng (voz y guitarra) y Gigi Reece (batería), seguro que el tema va a llevar el noise y la experimentalidad en sus genes, características que sobresalen por encima de esos vocales tan Courtney Barnett que los impregnan, novedad parasitaria que ya se intuía en 'Forecast', sobre todo en ese final de infarto donde la distorsión y el ruido hacen de las suyas, dejando fuera de juego la dulzura con la que también comulgan, como modus operandi, tanto 'Ballroom Dance Scene' como 'Sea Life Sandwich Boy'.

NicFit

El radar de NicFit se activó cuando el año pasado pusieron su nombre junto al de M.A.Z.E. en un split que encumbró a ambos, llamando la tención de Upset The Rhythm, con quienes acaban de lanzar 'Fuse', el primer single del álbum de mismo título que lo de Nagoya sacarán el próximo 14 de enero, donde la vocalista Hiromi, el guitarrista Charley, el bajista Kenken y el batería Kuwayama, van a seguir apabullando al personal a base de ese new punk garageado tan suyo al que la conciencia lleva por terrenos noisy en cuanto se llevan por delante la calma de Big Ups mientras implementan una velocidad de crucero más adecuada a su estilismo y con la que provocan pogos libertarios de conciencia, lucha de egos con su base post-punkiana y un rastro de sangre que los implica en la violencia setentera que les encanta abrazar.

Pinch Points - Reasons To Be Anxious / Boy 7"

Los australianos Pinch Points mueven ficha en este final de año con un 7", via Mistletone Records, que anuncia la buena nueva de su segundo álbum de estudio para el próximo marzo, a publicarse a través de este mismo sello y Exploding In Sound Records (USA), celebración encumbrada por la forma de quitarse de encima al micrófono en 'Reasons To Be Anxious', y de una forma punk inusitada, toda esa rabia que han ido acumulando este y el pasado año, aunque su fuero interno habitual de post-punk sigue acompañándoles, aunque aquí, por las circunstancias, se dejan liar por una algarabía garagera que no pilla por sorpresa a nadie y que deja su rastro también en su cara B, 'Boy', la cual, aprovechando la apertura de su yo interno que realizan, dan un rapapolvo a la masculinidad tóxica y de paso, un palo a todos aquellos que son unos reprimidos sociales y para los cuales, la figura del macho alfa todavía no ha desapareciendo de sus vidas.

Vilde - Speaking With Strangers EP

Tras tres álbumes, llega el EP debut de Thomas Savage aka Vilde, "Speaking With Strangers", el cual va a llevar consigo la etiqueta de haber sido el cantante de Kins, y es que siempre que uno acude a su música, la magia de su banda madre está ahí, algo de lo que 'Holograms' también presume, juntándose en ella el mundo fantástico de nuestro protagonista mientras luce un dream-pop de microsonidos terrenales, los cuales ponen el foco en unos 80's laminados por el sci-fi de Strangers Things, meciéndonos a su antojo la voz de nuestro protagonista, quien se ayuda de la mano de David Pye (producción, programación de baterías, mezcla y masterización) y Jesper Hättander (batería), para que 'Hazel' se siga acercando, con paso firme, a ese ideal suyo en el que la noche suena orgánica mientras el resto queda ajeno a ello, sintiendo su propia libertad mental y corpórea al dejar de lado cualquier estación del año, lloviendo sobre mojado en 'Hope You Forgive Everything You Can't', al tiempo que nos invita a celebrar el baile de fin de curso de una forma más technoidal a la conceptual, dejándose llevar una parte de sí mismo por la cultura asiática, dogma que incluye en sus movimientos antes de volver a poner el pulsómetro de la tensión a sus niveles primarios, aunque le dura lo que el espíritu navideño de 'Phantom Mantra' tarda en apoderarse de él, optando a su vez por embargar el tema de corazones solitarios que encuentran su match a través de la aplicación de Thom Yorke 'Flickering Aura'.

black midi - Live-Cade

El descalabro emocional de "Cavalcade" se supera con "Live-Cade", la versión en vivo de cuatro de las canciones incluídas en él, léase 'John Hell', 'Chondromalacia Patella', 'Marlene Dietrich' y 'Slow', sumándose a esta fiesta 'Despair', todas ellas grabadas para la sesión de KEXP At Home en los estudios Soap, quedándoles a black midi un cuadro abstracto cuyo embrujo reside en la intensidad de su interpretación, sus caras de disfrute y esas miradas que no hace falta que se crucen para saber lo que va a hacer cada uno al momento siguiente, esto incluso observando la inmovilidad que otorga el espacio donde tocan, algo que sucumbe ante la révalida de su sonido demoniaco, siendo un teatro pre navideño cuando el jazz y el formato instrumental se ven sometidos a los encantos de su cantante, Georgie Greep, alcanzando una grandeza experimental gracias a la desfigurada interpretación de los hechos de Kaidi Akinnibi al saxofón, la locura errática del sinte y teclado de Seth Evans, así como la invasión frecuencial de las cuerdas del que está a cargo del micrófono y Cameron Picton, manteniendo a todos a raya el general baterístico Morgan Simpson.

Springtime - Springtime

Australia da la bienvenida al primer largo homónimo del supergrupo Springtime, via Joyful Noise Recordings, en donde Gareth Liddiard (Tropical Fuck Storm / The Drones), Jim White (Dirty Three / Xylouris White) y Chris Abrahams (The Necks), deconstruyen una fantasía rodeada de jazz experimental y garage en 'Will To Power', este último auspiciado por el tono crudo del cantante, arrastrando a partir de él distorsión, rabia, reverberación que jura en arameo y fuzz psicodélico venido de otro planeta, contraposición a las bienaventuranzas de melancolía lounge que ejemplifica 'The Viaduct Love Suicide', donde el trío reduce a lo básico la instrumentación para que la historia de la lírica sea la protagonista absoluta, cargándose de sentimientos cuando 'Jeanie In A Bottle' asoma por los altavoces como si se trataran de Radiohead, elevándose y cayéndose al ritmo que imprimen las cuerdas, ganando así la batalla a un avant-garde que ya empezaba a hacerse con el control de sus pertenencias, por ello no dudan en enrevesar la historia con un caos que ya quisieran para sí King Gizzard & The Lizard Wizard.

Cola

Los restos de Ought derivan en Cola, grupo a dos bandas, ya que de éstos, se apuntan a esta nueva aventura el frontman Tim Darcy y el bajista Ben Stidworthy, siendo las baquetas cosa del batería de U.S. Girls, Evan Cartwright, arrancando el proyecto con su single debut 'Blank Curtain', contando con el apoyo de Fire Talk, algo que parece estar asociado con la tranquilidad de los primeros acordes, de los cuales emana un post-punk en el que la magia del cantante, acorde a las melodías, hace derivar todo hacia un dream-pop en el que las cuerdas, juegan con los extremos frecuenciales antes de que su continuación meteórica tome un cariz más propio de los años 60's y su consiguiente liberación física y mental, ambas convenientes a la hora de visualizar el sol que se dibuja tras las cenizas de una etapa, que todavía está muy vívida en su música.

Anorak Patch - Delilah 7"

Para Anorak Patch la juventud es símbolo de lucha y emancipación garagera, tal y como muestran en su 7" debut, "Delilah", via Nice Swan Records, donde el cuarteto, formado por la cantante y teclista Effie Lawrence, el guitarrista Oscar Ryland, el hermano de éste, Luca, a las baquetas y Eleanor Helliwell al bajo, muestra en el tema que da nombre al álbum que, incluso el lugar más apreciado por uno mismo, puede que a veces no sea ese plácido lugar que uno conocía, momento en el que el grunge y el fuzz demencial, se apoderan de una instrumentación que hasta ahora, junto a los vocales, se había mantenido sobre un rock cuya efeverscencia se había labrado en la lírica, dando de esta manera un puñetazo encima de la mesa para aquellos que se hubieran pensado que esto iba a acabar en dream-pop, algo con lo que 'Blue Jeans' también comulga, aunque oscurizando el ambiente con unas distorsiones y así poner los cimientos de una oleada de synth-punk halloweenesco, al que la calma en medio de la tempestad solo le sirve para homenajear a Warpaint antes de asaltar la banca a través de un alarido de punk atado de pies y manos, con el que logran incluso atropellar a Sleaford Mods.

Judy And The Jers - Candy After Dark EP

No hay mejor forma de celebrar Halloween que con el nuevo EP de Judy And The Jerks, en el que el cuarteto formado por la vocalista Julia Gore, el guitarrista Hampton Martin, el bajista Austin Griffith y la batería Sarah Krock, explaya su weird punk por entre las longitudes de onda de 'Swarm', acercándose cual psicópata buscando a su presa para hacer que de sus oídos brote sangre al estallar entre esa combinación de tensión, miedo, garage y distorsión, las cuales origina un noise que si no acaba con ella, su supervivencia está supeditada a que la locura de 'Mischief Night' no consiga su objetivo al estallar en esa locura ensimismada de la dureza garagera que provocan esos riffs que ponen a ambas féminas a los mandos vocales antes de dar un volantazo con los riffs pendencieros que conforman los compases de 'Hugo', tema que se da un homenaje por el universo 8 bits durante un viaje intergaláctico que eleva su posición meteórica de agitadores de la escena hasta unos niveles, en los que 'Bloodstains' se tiene que que emplear a fondo, cuasi hardcore, para hacer suyos también dichos galones.