Tunic

Post-punk infectado de Preoccupations es lo que Tunic osan a poner encima de la mesa de "Boss" y "Disappointment", sus primeros 7", desde su centro neurálgico en Maniatoba, y formado por un trío que incluye en su reparto a Sam Neal (batería), Rory Ellis (bajo) y David Schellenberg (cantante y guitarrista), con 'Eye Contact' ahondando en la herida vocal de Bad Breeding, inseminados instrumentalmente por el efecto Drahla mezclados con Big Ups, aunque con una brutalidad que pasa del punk vocal al hardcore en el mismo tiempo que 'Boss' recluta a Show Me The Body a la causa, los cuales no dudan en poner a su Julian (David) particular a soltar perlas por la boca embutidas en mensajes embriagados del poder que recae sobre el pueblo.

La vena fuzzera, punkarra y más rocambolesca, recae del lado de 'Disappointment', donde los vocales eran más sufridos a la par que rabiosos, algo de lo que la instrumentación se hacía eco hasta el más mínimo detalle, tomando su empalme directo aka 'Will Know', el mismo camino para alentar a sus seguidores a no dejar que sus cosas caigan en el olvido de los querer pero no hacer, que sino, como en 'Radius', llegan los lamentos y la búsqueda engañosa de excusas baratas, trayendo las guitarras la disociación idiosincrásica que ello provoca, que en 'Hesitant Gesture' significa meterse en un bucle de un solo pensamiento que lo domina todo, el cual, cargado de culpa, intenta aliviarse provocando el mayor ruido posible y salir de esa especie de cárcel mental en la que la lírica se ha metido de forma inconsciente, auspiciada eso sí, por unas cuerdas que dan en las notas exactas para crear dicha desconexión.

Weeping Icon - Eyeball Under EP

Las Sarahs, Sara y Lani, debutan con su primer EP, "Eyeball Under", editado por Fire Talk y Kanine Records, poniendo a Weeping Icon en la punta de la lanza del feminismo político más inconformista, comenzando los preparativos guerreros con '-', ataviándose de aquellos elementos que más puedan ayudarles en su lucha contra el capitalismo, haciendo que en 'Jail Billz', unas pocas cuerdas desentonen alienígenamente el punk que sale por la boca de una de las Sarahs, prendiendo una mecha que se asemeja a King Gizzard & The Lizard Wizard juntados en la misma sala frente a NOTS, siendo ya la repanocha, ese ruido del diablo que no le pierde la cara al tema en ningún momento, haciendo de dominanatrix para que no haya resistencia ninguna, ganando adeptos como 'Warts', la cual lanza sus doctrinas feministas a lo The Coathangers, las cuales causan los mismos estragos que sus pioneras, Bikini Kill, aunque el rollo de vaqueras en el oeste es de su propia cosecha.

'Inauguration' alza el puño en alto mientras la agitación garagera sin escrúpulos provoca estragos de terror, cuyos gritos hacen subir la temperatura, lo que provoca un aumento de la sensación de agobio, hasta el punto de hacerse indomable hasta para ellas, donde vuelven a dar señales el cuarteto de Memphis en 'Germs', hiperrealismo gutural grunge que sobrevuela los límites mentales a base de un garage que a la par es fuzz y noise, alcanzando el estatus de My Bloody Valentine, aunque dejando huecos sonoros en el perpetrado muro que hacen que se pueda seguir el ritmo con dislocación de cuello incluída, bajando '--' al fango para tomarse un respiro y visualizar esas primeras tribus que consiguieron ya ejercer su derecho a la música desde tiempos ancestrales.

HUMANITIES

Toronto es base de bandas como Vomitface, Dilly Dally o Alice Sails entre muchas otras, teniendo todas ellas un denominador común múltiple, el de no dejar a nadie indiferente y encima gustar, ya sea por el ácido corrosivo de los vocales o por la conjugación de estilos que encierran garage, punk, fuzz, rock, psicodelia, o como en el caso de HUMANITIES, hardcore adulterado analógicamente por el maltrato hacia sus instrumentos, en una reconversión de 4 a 3 desde su EP debut homónimo el año pasado hasta sus dos últimos temas pertenecientes a un split junto a Low Sun para el sello Art Of Uncarved Block, ubicado en la misma ciudad canadiense de la que procede el trío.

Alejandro Cairncross, Scott Birdwise y Mariful Alam son los supervivientes que encaran el futuro haciendo piña con 'Dron War Data Nil', una cenicienta que se mira en el espejo del rock underground de los 80's, con una conversación indistinta que deja que el post se pegue a su música en esa búsqueda del dorado que pretende emular instrumentalmente a muchos de sus ídolos, haciendo que los vocales de Scott, y el fuzz con el que llegan a desfasar, sean la mejor entrada para 'First Things Thirst', más centrada en un garage instrumental y punk vocal que no olvida sus endurecidas raíces, lo que al micrófono se transmite como un guiño a IDLES, haciendo la batería de este paseo triunfal algo más glorioso, de lo que el hablador público parece no haberse enterado.

Haircut - June 2017 Promo Tape

Otra tanda de temas, y otra vez que Haircut los vuelven a colocar la etiqueta de demo, aunque lo de tape augura que dentro de poco tendremos otra tirada que complete al trío de ases con el que vuelven a sorprender Juliana, Ben y los dos Danieles, empezando por 'Work Weak', con un garage a todo trapo alucinado por las luces cegadoras de su inicio, tema riot grrl que batalla contra el sistema capitalista a través de unas cuerdas bien afiladas, que se ven respaldadas por esos porteros de discoteca que son las baquetas, alcanzando un noise rabioso y sediento de sangre que se alegra de tener a 'Patriota' de su lado, con el español mediante, para poner de manifiesto una lírica que vuelve a ser la nota que más sobresale, no dejando títere con cabeza de una forma sutil y transcendental.

Es leer 'Enemy' y saber que va a ser lo más punk que uno va a escuchar entre las joyas de los de Virginia, aunque también dejan sitio para SHEER MAG, llevando al mundo moderno el hipsterismo barato que existe, apología de lo que ocurría durante el auge de dicho estilo, llamando a la lucha y no al quedarse parado a la par que reverenciar a aquel que está metido en el ajo, ya que con eso solo se consigue que la historia le pasa a uno por encima.

PLAX

Cuando he visto la foto que acompaña a la entrada, pensé que el cantante era el coleguita de Ty Segall en GØGGS, Chris Saw (Ex-Cult), pero no, la formación responde al nombre de PLAX, supergrupo formado por Victor (Skeleton, Nosferatu), Chris (Spray Paint, Dikes Of Holland, When Dinosaurs Ruled The Earth), Marley (OBN IIIs, Sweet Talk) y Michael (OBN IIIs, eetsFEATS), presentando  'Boring Story', primer single de lo que el 11 de Agosto será su disco debut "Clean Feeling", a través de Super Secret Records.

El tema tiene el rollo The Coathangers muy arraigado, aunque en cuanto los vocales toman el mando, el post-punk se hace cargo de la base, aunque su superficie sufre un acosos garagero que recuerda tanto al californiano como a la tropa que le sigue detrás, de la cual cogen lo mejor de cada casa, yéndoseles de las manos cuando atraen tanto fuzz para sus adentros, uniéndosles punk viperino a la lírica, provocando que, para que el que suscribe estas palabras salga de esta fiesta, va a tener que personarse la policía y desalojarme por la fuerza.

La Bête Blooms

La Bête Blooms es un cuarteto de Hull que ya tienen cuatro años de vida, los cuales ha permanecido lejos de mis garras, aunque por lo menos he conseguido echarles el oído en el momento justo, ya que durante este tiempo han perdido la inocencia de la pubertad para transformarla en 'Lost And Found' en una suerte de rock de melenudos al que el garage rasga las vestiduras, sintiendo el verano con las cuerdas en alto, mientras los vocales pone la mitad de su talento en pro de la pose, aunque el otro 50% revierte en la actitud, esa que hace destapar toda su rabia grunge en 'What You Want', llamando a formar filas para luego liberarse a través de un pogo psicodélico que no hace más que girar entorno a estos círculos estilísticos, ganándose el aplauso de METZ, lo que les provoca un 'Hole In My Head', sobredosis de éxtasis emocional que atenúa los golpes recibidos a través de un stoner fuzzeado que descarrila sin control por la autopista del diablo, echando por momentos fuego punk por la boca, lo que supone la puntilla de su segundo EP, "I Know It's Nothing".

Entre este y el primero, homónimo, sitúan a Daniel Mawer, Jack Gallagher, John Copley y Louisa Robinson, en una posición aventajada para querer recibir con los brazos abiertos un posible álbum debut, y es que a la lista de avenencias sonoras hay que incluir también a 'Breaking In', la cual se levanta como ese animal herido que ni olvida ni perdona, acumulándose recuerdos de los 70's y los 90's en el subconsciente, los cuales se mezclan con Ty Segall, y 'TV Speak', dejando un reguero de ácido corrosivo que se debate en duelo con un post-punk que bebe del estilo vocal de TIGERCUB.

SPINN

Hay un vacío moral en la música debido a la pérdida de Viola Beach, y no es que SPINN hayan venido a reemplazarlos, sino que mantienen la llama de pop soñador que envolvía a los chicos de Warrington, obra que empezaron hace 4 meses con 'Home', donde las guitarras de Jonny y Andy se dejan acompañar por el calor del verano del que también son partícipes Sean al bajo, y George a la batería, con una lírica que es fácilmente llevadera al terreno emocional, por aquello de 'permíteme quedarme contigo' o 'no me lleves a casa', colándose alguna lágrima por entre los párpados cerrados al tiempo que las imágenes se suceden a un ritmo demasiado alto, como para no tener que ejercer una concentración soberana para disfrutar de los ritmos salteados de los de Liverpool, y del amor que la ciudad de los Beatles es capaz de hacer aflorar en el cuarteto.

'Notice Me' sigue la senda de su antecesora, aunque ahora, una vez que el amor ha triunfado, hay que celebrarlo con pasión girando sin parar, con las miradas entrecruzándose, dejándose llevar por el momento, dejando que la luz de la luna se encargue del control de la situación.

Fuse

Si no hay anarquía en Singapur, poco falta, ya que gracias al hardcore punk que se marcan Fuse, la ausencia total gubernamental en el país está a punto de caer, gracias a sus tres primeros singles englobados en "Promo 2017", dejando claro los derroteros por lo que van a seguir, empezando el tema homónimo a la banda, con una carga de stoner rock que se metaliza instrumentalmente dando pasos hacia un garage que acepta el noise sin ningún poro en su estructura, esperando el quinteto a meter la directa con 'Deceit', y esos vocales punk cuya lírica atiza a aquell@s que se aprovechan de los demás solo para quedar encima de alguien, forma de ser feliz de uno que hace arder el estudio de ellas, envalentonándose de tal forma que solo se detienen para incluir a Rammstein, llamada natural al odio menos esporádico.

En el lado contrario se sitúan los pasivos, aquellos para los que 'Poison' tiene un recadito, o más bien Dahl, Fiza, Syafe, Ikaa y Maya, las cuales echan el resto con un claro estilo riot grrrl belga-francés, que también goza de su parada, no para tomar aire, sino para limar más que uñas, rencillas, apoyándose en BALA en su búsqueda del dorado.

Dion Lunadon - Dion Lunadon

El bajista de A Place To Bury Strangers vuelve a la carga con su álbum homónimo debut, tras deleitarnos el año pasado con su primer 7", "Com/Broke", repitiendo aquí el single que le da nombre, y con él la experimentación extraterrestre, esa que une de nuevo el rock más canalla y mareante con la alternativa que el de Nueva York le permite a la psicodelia, el garage, fuzz, noise y post-punk, empezando a demostrarlo, en modo apisonadora, 'Insurance, Rent And Taxes', una intro de estupefacientes y apoderada de rabia, cuyos vocales destilan la elegancia de la ironía para ocultarlo ante 'Reduction Agent', donde lo explícito y lo condescendiente tienen lugar al micrófono bajo una capa lo-fi que va repartiendo ácido por el escenario, mientras un cabaret de los adictos cowboys cabalga entre unas dunas que le ahogan por el polvo de nariz con el que parece haberse atragantado, aunque lo alucinógeno del tema  hace que el pensamiento se aleje hasta la familia Addams, obra y gracia del sinte que, manejado por Cosa, ocupa todo el ancho y el largo de 'Fire', juntándose con las cuerdas para protagonizar uno de los solos (o acompañados) más irreverentes jamás escuchados, al cual le acompañan las telarañas y gritos guturales que forman parte de la leyenda negra de la casa, todo para propiciar que Largo despierte de ese sueño profundo y vuelva a la vida, como la ya mencionada 'Com/Broke', chulería romanticona fogueada a partir del estilo de Pulp Fiction llevada a ese terreno suyo en el que el ruido y la electricidad hacen de las suyas, poniendo Ty Segall y sus secuaces el fuzz necesario para llevar el tema a su templo maldito.

La tranquilidad post-punk se apodera relativamente de 'Hanging By A Thread', aunque con el matiz de que a medida que las pulsaciones van en aumento gracias a esa carrera de preparación a lo Dirty Dancing, las cuerdas, que aquí actúan como sierras mecánicas, inician una industrialidad a la que Haniibal Lecter quiere echarle el guante en base a su agudeza mental, sorprendiendo la voz de Marilyn Manson, rociada de óxido nitroso, a propios y extraños, aunque la llegada de 'Move' despeja todas las dudas, ya que se convierte en el aperitivo perfecto para unos Girl Band en estado puro, aunque aquí son ayudados por el Doctor Strange a la hora de retorcer el sonido hasta el extremo, provocando una tenebrosidad de la que brota un rock galáctico cincuentón que vocalmente está en el límite del suicidio, viviendo de unas pulsaciones que proporciona la misma cafeína en vena que el californiano o Thee Oh Sees llevan encima, lo que lleva a 'Eliminator' a vivir de recoger lo sembrado por la destrucción masiva de cerebro y cuerpo de su antecesora, rompiendo las ataduras de la camisa hawaiana del manicomio en el que les han diagnosticado locura transitoria incorregible, que, con un ataque visceral encubierto, ve como 'Howl' rebaja la violencia, aunque las prisas son las mismas, ahora enredadas con el rock lisérgico de Ángel Stanich, compartiendo ambos esas referencias por las carreteras de Estados Unidos, endiabladas por los 70's más sordidos, consumado todo por un ataque radiactivo obra de pirados descontrolados que están en este mundo para satisfacer las necesidades musicales de los que comparten sus mismas emociones.

Alice Sails - Alice Sails

Esto de las nuevas bandas es a veces tan rebuscado que, como en este caso, no hay nada que me haga tener una mínima idea acerca de Alice Sails, quitando el hecho de que su bandcamp los sitúa en Toronto, así que directamente entro de lleno en su álbum debut homónimo, dando la bienvenida 'Too Late Kid', un compendio de garage melancólico que empieza como asesorado por ShitKid, aunque rápidamente las esperanzas de seguir en la misma línea se rompen en mil pedazos, emanando del micrófono una voz de desesperación tonal aguda a la que parece faltarle los dientes, fruto del pogo al que su cantante se ve sometido en 'Drug Lord', con el fuzz instrumental golpeándolo hasta desorientarlo, alcanzando un cuasi grunge que los envuelve en un aura inmortal que exhala el terror que se produce a su alrededor, aunque 'Culture Grins' lo refina gracias a las guitarras, las cuales otorgan una halo de luz dentro de la penumbra en la que el resto sigue atosigado, eso sí, sin dejar de recular en su empeño de alcanzar la mayor de las barbaries, consiguiendo su objetivo con 'Abductor', cambiando las cuerdas por cuchillas, lo que conlleva una decadencia que le baila a la muerte de frente.