Little Triggers

En la época post Arctic Monkeys, Little Triggers se erigen como la pausa en la espera hasta un nuevo álbum de los de Sheffield, con 'Silly Cigarettes' como telonera principal marcándose Thomas Hamilton-Hughes unos vocales calcados a los Alex Turner, en donde también coinciden a la guitarra, dejando la batería en manos de Sam Gallacher, el bajo para Chris Carragher y el teclado para James Crawford, en donde los dos últimos realizan labores corales también, masificando así un rock soñador empalagado de amor caballeroso al micrófono, el cual es adorado por sus compañeros, no dudando en refrendar la lírica llevándole al olimpo de los dioses entre palmitos con la instrumentación, tirando de riffs corales que se mantienen en esas frecuencias medias que 'When The Lights Are Going Out' odia con todas su ganas, de ahí que de las altas frecuencias pasen a las bajas y viceversa, en lo que supone un descontrol total a la vez que homenaje a los 70's, poniendo aquí toda su personalidad enrabietada en el asador, saltando chispas cuando la gente se golpea al saltar como si los 50's estuvieran ahí de nuevo, soltando la adrenalina que sus hormonas necesitan disipar entre griteríos varios de los que todos se hacen eco, no dejando títere con cabeza que sea capaz de contárselo al resto.

The Mighty Breaks - The Mighty Breaks EP

El sexteto de Voorschoten publica su EP debut homónimo, via Mink Records, tras el magnífico single de presentación de la banda 'Liquor Store', el cual no está incluido aquí, lujo que solo unos pocos se pueden permitir, y es que la seguridad que tienen con, por ejemplo, 'Too Young' es devastadora, en donde un pop caído en los brazos de un folk que tira hacia arriba, no es barrera para parar el estilo al que Circa Waves nos sometería si mostrara sus grabaciones de estudio, dejándose de experimentos en 'Wodka On Ice', volviendo por los fueros del rock, aceptando algo de fuzz como animal de compañía y unos coros que añaden democracia en el sinvivir organizado en el que se mantienen todos juntos, provocando alguna que otra alucinación enajenada cuando se descarrían del camino.

'Teen Pregnancies' se hace eco de la energía que demandaba su antecesora, así que, con la chupa de cuero puesta, la chulería marca estilo entre unos bastidores que no están a la altura de lo que los vocales esperan, alejándose del escenario sin pena ni gloria, esperando un milagro que refuerce el bajo y no se abandone a su suerte, y lleve a los demás hasta el paraíso demoníaco que es 'Monster Energy', donde el cantautor de turno y sus compinches ven por el rabillo del ojo una subida hacia un terreno desconocido, lo que provoca que la mitad pierdan las vergüenzas, dejando para la próxima entrega eso de que el resto les sigan sin pensar en nada más que en cuál es el mejor momento para acoplarse y crear el caos comunitario.

Mellow Gang

Mellow Gang es un cuarteto de Londres que con la traducción de su nombre, algo así como pandilla suave, hacen honor a Beach House y Best Coast en lo que a instrumentación se refiere, sumándose Lana Del Rey en los vocales, todos ellos concentrados en el single debut que han presentado a la sociedad bajo el nombre de 'Lagoon (Solina)', en donde un ambiente floral y primaveral de primera hora de la mañana despereza unos vocales que prefieren esa parte en la que las luces nocturnas todavía alumbran las calles a través de un teclado xilofonado que juega con una escala que incluye diferentes lúmenes, haciendo que junto con los vocales reverberados de Harriet, el tema gane en intensidad sirenal, encargándose Shen, GK y Joe de dar forma al dream-pop en el que cerrar los ojos es una obligación. 

Gomme - Hiss

El trío de París parece más bien venir de Memphis en lo que concierne a su álbum debut "Hiss", y es que, lo que antes conocimos como la demo de 'Ligne Deux', ahora se hace mayor en el estudio y rezuma un olor a NOTS por el tubo de escape que llena de fuzz la habitación del pánico, un tema riot grrrl en el no faltan tampoco The Coathangers, ellas más en el lado agudo de los vocales, haciendo que el tímpano duela ante ese punk que introduce el garage de guitarras y batería, adoctrinando a su equipo, entrando en cólera cuando 'Smelly Star' provoca un borrado de memoria ante un grunge que aumenta su acidez al micrófono, con ese lado maléfico que solo se denota por el tono, ya que de cara solo se ve un ángel, envuelto por un noise que va de atrás hacia delante, regresión coaccionada por el post-punk de cobertura comercial de 'My Heart Is A Wall', introduciendo el alcohol en su combinación, ocasionando que el bajo de Betsy de ciertos tumbos que hacen girar la rueda del pesimismo al micrófono, recobrando la compostura con el fuzz de burbujas que nuestra protagonista a las cuerdas tenía como as en su manga.

La oscuridad de 'Rape And Run' y su niebla vocal vuelven a poner de manifiesto un tema (riot grrrl) que no debería estar ni aquí ni en ningún lado, pero ya que está la única consigna válida es luchar contras la desigualdad de derechos entre ellas y ellos, y se ponen serias a través de un rock y los restos de licor de su antecesora, que en vez de curar las penas, mantiene la sensación del horror vivido, con la rabia y el odio intactos en 'I'm A Virus', concretamente en el loop de cuerdas a pares que aquí se concentran, intentando mirar hacia delante, recuperando militarmente lo que era suyo, de ahí la rapidez de movimientos en la segregación instrumental, tomando el control del oyente para que se sume en esta batalla, posicionándose a su favor.

PLAZA - Wernotplaza EP

PLAZA vuelve al ruedo con su EP homónimo, el cual lo forman cuatro temas de los que ya conocíamos 'Origami', y ese inicio de guitarras que barren todo el espectro sonoro, para diluirse y quedarse casi desnudas, midiendo con exactitud suiza cómo mostrar una tranquilidad pasmosa a la vez que mantienen el tema en tensión constante, apenas imperceptible, pero que se adueña de los vocales hasta envolverlos con una capa de lo-fi, apuntando la lírica a esa parte del cerebro que se corresponde al razonamiento, volviendo por sus fueros hasta llamar a la puerta de 'Deep In My Head', titubeando si empezar a saco o ir poco a poco, decantándose por lo segundo gracias al nervio puro que es el bajo, que irrumpe alterando la armonía jazzística para adueñarse de los bajos fondos con una niebla eléctrica, mientras los vocales caen en la languidez de King Krule, uniéndoseles un screamo coral, nunca antes visto a Bradley, al que la instrumentación consigue difuminar con una conversación alejada en el espacio al tiempo que bebe de la psicodelia cuando esta se recrudece.

IDLES - Brutalism

Joe Talbot, Mark Bowen, Lee Kiernan, Adam Devonshire y Jon Beavis, desvelan sus nombres ante el lanzamiento de su disco debut "Brutalism", escrito con mayúsculas y describiendo lo que uno se encuentra en él, resumiéndose en rock, garage, punk, lo-fi, reverberación y noise, todo ello llevado hasta el extremo maldito del hardcore, dando 'Heel/Heal' la primera muestra de ello desde sus inicios, al grito desesperado de terror de una mujer clamando su no rendición, y es que nunca hay que ceder a la presión, por mucho que un rearme nuclear se forme delante de uno a base de unas cuerdas que se mueven con la misma rapidez que Speedy González, ejecutando un ruido del que forma parten los coros made in Slaves que refrendan la voz punk y ruda de Joe, al estilo de la empleada por Urochromes, pero ejecutándolo como el que se cree trovador, (Sleaford Mods), contando historias cotidianas que a Death Grips no se le entienden. 

Los riffs de destrucción masiva dan paso a un trauma de infancia, ese con el que agobiaban al cantante con preguntas de reproche del estilo porqué no tienes un trabajo, una medalla, un grado académico, gusto por el reggae, etc., cuando hasta la reina podría dar el sí, pasándose todo ello por ahí mismo, volviéndose ese rencor en homenaje a su 'Mother', una mujer trabajadora que seguro que fue un punto de apoyo bastante fuerte, la cual murió durante la grabación del disco, quedándosele grabado a fuego aquello de que la mejor manera de asustar a alguien es ser y convertirse en un nuevo rico, aturdido por el tempo necesario de Lois para atar cabos sueltos, hasta que la acidez peyorativa vuelve a ser esparcida por el escenario.

NONN

NONN es el nuevo 'miembro' de la familia Fuzz Club, y lo entrecomillo porque es el apodo que utiliza Christian Eldefors, procedente de la banda The Orange Revival, los cuales ya pertenecían al roster del sello, para un nuevo proyecto que de momento se mantiene con él al frente y como único implicado en todo este asunto, dejando de lado el rock la psicodelia de los 60's, The Stooges y a Brian Jonestown Massacre, que lo han acompañado en esa etapa, para centrarse más en la fría estampa de su Estocolmo natal.

'Need', el primer single oficial, lo apuesta todo al post-punk revivalista de los que hacen época, ya que aparte de centrarse en Joy Division, le aplican una electrónica multipista de los 80's, que se va masturbando con la oscuridad de los vocales de nuestro Joker, los cuales se doblan sin subtítulo alguno para allanar el camino del mal sobre la recta de salida en modo loop con la vista de la lírica puesta (cómo no) en una mujer, aunque aquí para alejarla de su persona, a lo que habrá que esperar al 26 de Mayo para saber si en su LP debut homónimo, bajo el amparo de la misma casa, tiene retorno o no!!!

Joey Agresta

Joey Agresta es un tipo de lo más mundano que, desde su New Jersey natal, ya se empecinó años atrás en cocinar a fuego lento varios proyectos como one-man band, léase Joey Pizza Slice, Son Of Salami, Salami Junior, y varios pseudónimos más, donde canciones bizarras provenientes de grabadoras sin cabezas, multicapas y portátiles, se abrían paso en su mundo de garage y lo-fi, lo que se podía comparar con algunas grabaciones de Daniel Johnston, o si miramos más al presente, con ShitKid.

Ahora se ha mudado con su esposa y su gato a Burlington, donde vive encima de una tienda de chatarra en la cual, para más inri, también trabaja (adiós al mito de Mac DeMarco y bienvenido al hype de Joey), y sacando tiempo libre durante los últimos 3 años, ha cocinado "Let's Not Talk About Music", su álbum debut bajo su mismo nombre, y el cual se publicará el próximo 12 de Mayo a través de Wharf Cat Records, con el beneplácito de Parquet Courts (con los que colaboró en un split) o Future Islands.

Motel Mozaïque'17

Cuando Mouses tocaban en Bélgica un día antes, el contador del festival del Motel Mozaïque tenía que esperar al Sábado para que este empezara a funcionar, y lo hacía con The Sweet Release Of Death, o lo que es lo mismo, un noise triturador de pasiones que viven de unos vocales que viven a matacaballo entre el emo-pop y el punk más reacio a ser juzgado, haciendo de la bestia una bella a la que escuchar con los oídos bien abiertos, ya que el ataque al corazón puede que venga en cualquier momento y no puede pillar a nadie por sorpresa.

Roelie Vuitton, el hombre con el apellido de modelo de bolsos de su primo Louis, se decanta, desde su Groningen natal, por un ritmo incandescente que aglutina trap, hip-hop, rap y future R&B de nueva ola, con una voz, la suya, perfecta para el multiestelismo de él y de sus tres secuaces, bajo, batería y teclados, con'Groot Hart' ejerciendo de obra maestra bien conocida por el público holandés, donde 'Super Nintendo' hizo valer ese estribillo pegadizo que incluye su propio título en él, para meterse aún más a la gente en el bolsillo, terminando de rematar la jugada y parapetarlo con 'Warm'.

El sol hace más fácil este tipo de conciertos, y con lo visto anteriormente, Animistic Beliefs ya tenían el camino allanado, pero para alisarlo del todo ellos debían poner su granito de arena, y lo pusieron en práctica a través de un live de culto solo apto para los más sibaritas, retorciéndose su estilo consigo mismo gracias al dúo que jugaba con esa ventaja que da el ser local, haciendo sonar toda su cacharrería para elevar su electrónica al hipnotismo comunitario, y vaya si lo lograron, ya que los microsonidos que componen su paleta artística se tradujeron en momentos de made in Border Community, yendo de ahí hacia delante hasta alcanzar cotas más duras, con un final apoteósico en el que los sintetizadores modulares funcionaron a tiempo completo entrando de lleno en un loop que parecía recaer en un minimal techno que quedó a al gente con la miel en los labios.

Kamikaze Girls

Kamikaze Girls habla de género femenino en singular, ya que solo se puede hablar de Lucinda Livingstone en estos términos, siendo la encargada de ponerle voz y guitarra al dúo que completa Conor Dawson a la batería, yéndose por las ramas del rock casi metalero en los singles que han publicado hasta ahora, alcanzando la cima de la sublimidad con 'Berlin', trayendo consigo la pena en la lírica con ese querer y no poder sentimentalista que se confina en sus adentros, todo para llenarse de la rabia que muestran desde el momento en que el micrófono desequilibra la balanza para y por su ser.

El tema es el último de sus singles, y primero que formará parte de lo que el 9 de Junio será su álbum debut, "Seafoam", via Big Scary Monsters (casa de Cassels, Beach Slang,..), el cual da paso a tres años en los que poco a poco han ido construyendo sus sonido, refrendado a sus espaldas por "SAD", su EP debut, el cual supuso el principio del fin en lo que a la delicadeza de su conjunto sonoro se refiere, ya que en esos principios dominados por 'Wayfarer', 'Tonic Youth' o 'Black Coffee', les faltaba esa abrasión sonora para crear el agradable caos que se respira a través de unos vocales que a partir de ya solo pierden el control para venirse arriba, centrándose por tanto más en la lírica que en alcanzar el estatus screamo de antes, sin perder ese puntito cabrón que todo movimiento riot grrrl fuera del punk también necesita.